Domingo , 20 Agosto 2017

La adquisición del rol masculino y femenino

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone

Adquisición rol masculino-femenino

Las teorías del aprendizaje consideran que nos comportamos como nos comportamos porque lo hemos aprendido. La sociedad gratifica las conductas que son apropiadas al sexo y castiga las que no son apropiadas. Ejemplos tradicionales como decirle a un niño que no juegue con muñecas o ignorar a una niña que quiere jugar al fútbol muestran que se castigan las conductas no apropiadas al sexo.

Por su parte, las teorías cognitivas (Kohlberg) consideran que esto es un problema de desarrollo cognitivo. El niño y la niña tienen la capacidad cognitiva de comprensión del género y sus diferencias alrededor los 6 años de edad, cuando adquieren el concepto de constancia de género (es decir, los niños son niños para siempre y las niñas igual).

Una vez que el niño y la niña comprenden esas diferencias, elaboran esquemas de género que les ayudan a etiquetar a los demás y a autoetiquetarse a sí mismos. De este modo descubren que tienen unas características corporales que la sociedad supone y el niño y la niña se autoetiquetan por ser chico o chica. Con ello se produce una satisfacción del propio sexo y un esfuerzo por adoptar los roles.

Por último, conforme a la teoría psicoanalítica (Freud), se adquiere por un proceso de identificación con los roles del progenitor: El niño con el padre y la niña con la madre. Sostiene que todos los pequeños pasarían por el complejo de Edipo (para los niños) o de Electra (para las niñas). Todo ello produce una relación amor-odio y de culpabilidad-miedo: El niño odia al padre, pero se identifica con los roles de él, a modo de mecanismo de defensa. Con la niña ocurre igual, pero con la madre. Por tanto el niño asume los roles del sexo masculino y la niña asume los roles del sexo femenino.

Como conclusión, considero importante que destaquemos que ninguna teoría dice que sea algo natural, sino que la adquisición del rol masculino y femenino es un un aprendizaje.

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*