Domingo , 20 Agosto 2017

Cuento: El peso del rencor

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone

image

El tema del día era el resentimiento, y el maestro nos había pedido que lleváramos patatas y una bolsa de plástico. Debíamos tomar una patata por cada persona a la que guardáramos resentimiento, escribir su nombre en la patata y guardarla en la bolsa.

Algunas bolsas eran realmente pesadas. El ejercicio consistía en llevar la bolsa con nosotros durante una semana. Naturalmente, la condición de las patatas se iba deteriorando con el tiempo.

La incomodidad de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y me señaló que, mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla en ningún lado, desatendía cosas más importantes. Descubrí entonces que todos tenemos patatas pudriéndose en nuestra “mochila” sentimental.

Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento derivado de cosas pasadas, que no pueden cambiarse. Me di cuenta de que cuando dejaba de lado los temas incompletos o las promesas no cumplidas, me llenaba de resentimiento.

Mi nivel de estrés aumentaba, no dormía bien y mi atención se dispersaba. Perdonar y “dejar ir” me llenó de paz, alimentando mi espíritu.

La falta de perdón es como un tóxico que tomamos a gotas cada día, hasta que finalmente termina por envenenarnos. Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro, y no nos damos cuenta de que los únicos beneficiados somos nosotros mismos.

El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario. Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo, por todas las cosas que no fueron de la manera como pensabas. La declaración de magnanimidad es la clave para liberarte.

¿Con qué personas estás resentido? ¿A quiénes no te es posible perdonar? ¿Eres infalible, y por eso no puedes perdonar los errores ajenos? Perdona, y así serás perdonado.

_____________________

Recuerda que con la vara que mides serás medido. Aliviar nuestra carga nos da mayor libertad para movernos hacia nuestros objetivos.

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*