lunes , 23 octubre 2017

Las doulas en el punto de mira: ¿Enemigas o amigas?

Comparte esta entradaShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

i-love-doulas

El los últimos meses la figura de las doulas ha saltado a la palestra y está siendo centro de odio y rencor por gran cantidad de personas y colectivos, en especial el de las matronas y enfermeras. ¿Pero, qué pasa con las doulas? ¿Quiénes son las doulas y qué quieren? ¿De verdad son tan malas y debemos erradicarlas?

Las doulas no son algo reciente, sino que llevan años actuando en España (y aún más tiempo en otros países). Aquí en el blog en algna ocasión he hecho referencia a ellas, sobre todo con los vídeos de un programa de televisión, “Bebé a bordo“. De manera simple, una doula es una mujer que es madre y ha pasado por uno o más partos, y que cuenta con una serie de estudios relacionados con la puericultura. La doula es una figura contratada para aconsejar, apoyar y guiar a otra mujer o pareja que vaya a tener un bebé antes y durante el embarazo, el parto y tras el nacimiento del bebé. Para hacerlo más simple aún, la doula es una mujer con formación que contesta a todas las dudas que tienen las personas cuando van a tener hijos, es decir, las típicas preguntas que todo el mundo busca en Google, pero hechas a una mujer que sabe de lo que habla. La doula es especialmente solicitada por mujeres/parejas primerizas.

Una doula no es una enfermera, no es una matrona, no es una doctora. Puede darse la coincidencia de que alguna mujer con una de las anteriores tres profesiones sea doula, pero una doula actúa como eso: Una doula. Nunca solapan ni sustituyen a los profesionales de su campo, ni tampoco se toman licencias que no les correspondan. Una doula es completamente compatible con los anteriores oficios, y nunca busca generar desconfianza hacia el personal médico.

Otro apunte antes de seguir: Sólo las mujeres pueden ser doulas, ya que es un requisito imprescindible haber parido. Una lástima, porque me parece una profesión preciosa y no me desagradaría trabajar como “doulo”, pero tiene pinta de que no es posible ni ahora ni en un futuro cercano…

Entonces, ¿por qué tanta controversia? ¿Por qué son tan malas las doulas como nos tratan de bombardear en muchos hospitales y en los medios de comunicación? Aquí me voy a mojar y os voy a decir que es todo por dinero. Así es, como en todos los oficios, hay personas que están cegadas por la codicia. Hay casos de doulas que han querido desacreditar al personal médico, a fin de que su “contrato” con la mujer/pareja embarazada se alargue lo máximo posible. Y la situación inversa: Hay personal médico que ve amenazar sus puestos y deciden desacreditar a las doulas para que nadie confíe en ellas. Tenemos que tener en cuenta que la principal víctima, la mujer/pareja embarazada, por las condiciones de su situación atraviesan una etapa de temor e inseguridad, haciendo que tomen cualquier argumento, sea cual sea, como palabra de Dios.

Pero mala praxis la hay en todas partes. En un reciente reportaje sobre las dulas, del programa Equipo de investigación, podemos ver varios casos de doulas que rozan la demencia con ciertas prácticas (podéis ir viéndolas en los vídeos que acompañan esta entrada). Pero debe quedar claro que esas prácticas no tienen nada que ver con la bella profesión de las doulas.

Ver reportaje completo

Comparte esta entradaShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*