Domingo , 20 Agosto 2017

Los prejuicios alejan a los varones de la carrera Educación Infantil

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Carlos Sánchez (en su clase) es uno de los cuatro jóvenes que este año se ha matriculado en Educación Infantil. :: I. quirante

Hace unos días encontré una noticia muy interesante en el portal del Diario SUR (Andalucía). Se trata de un estudio acerca de la mínima presencia de chicos en los estudios de Educación Infantil, algo que vimos en el módulo de Desarrollo Sociafectivo.

Como chico que soy, estoy de acuerdo con lo expuesto por el diario. Parece mentira que los estudios nos aporten conocimientos a todos y que, sin embargo, sigamos pensando con estereotipos e ignorancia como base.

A continuación os dejo la noticia completa (merece la pena leerla entera, no hay nada que sobre):

Según el último informe ‘La Universidad en cifras’, publicado por la Conferencia de Rectores de la Universidad Española (CRUE), el género femenino suele predominar en todas las titulaciones, con la excepción de las carreras técnicas como Arquitectura o las ingenierías. Pero lo que sucede en Educación Infantil, con una mayoría aplastante de mujeres, «resulta exagerado», según reconoce el propio decano de la Facultad Ciencias de la Educación de Málaga, José Francisco Murillo. De los 770 matriculados que hay en todos los cursos del Grado de Educación Infantil, sólo 29 son hombres, y de los 193 alumnos de nuevo ingreso, únicamente hay cuatro varones.

Estas cifras tan bajas no obedecen a un fenómeno aislado de los últimos cursos, pues, según afirma el decano, las cifras de varones «se mantienen estables», ya que no han experimentado ningún descenso significativo respecto a años anteriores, pero tampoco se han visto incrementadas. «Aunque entendemos que esta situación debe cambiar, me parece que estos datos están en sintonía con la tradición educativa española y con la historia de la mujer, a la que siempre se le ha asignado esa función de cuidadora», explicó el responsable del centro universitario.

Carlos Sánchez es uno de los cuatro estudiantes de nuevo ingreso que se han matriculado este curso en la carrera. Él reconoce que la vocación la tiene desde muy pequeño, además de que muchos de sus familiares se dedican a esta profesión. «No entiendo por qué hay tan pocos chicos, porque hay mucha gente a la que le gustan los niños, y también a hombres». A pesar de ser el único varón de la clase, este joven de 17 años aún cuenta que se siente muy a gusto con sus compañeras y que «pasa» de la gente que dice que es un trabajo de mujeres.

Para algunos alumnos de este título, la realidad de los datos resulta desconcertante: «Esta es una carrera que prepara por igual a hombres y mujeres», dice Javier Cortés, estudiante de 3º de la titulación abordada en este texto. Él accedió al grado a través de un módulo superior de Formación Profesional en Educación Infantil, en el que cuenta que sólo había dos chicos entre las casi más de 60 personas que lo cursaban. Es por eso que, según comenta, «ya esperaba que hubiera tan pocos chicos» en su actual clase, en la que hay 65 personas, pero sólo cinco son varones. «En otros grupos se pueden encontrar menos hombres, incluso. A lo mejor uno por grupo, con suerte», añade. «Yo creo que la diferencia tan abismal está relacionada con el tópico de que es una carrera de chicas por el tema de la maternidad, lo cual es una tontería porque alguien puede tener instinto maternal pero le puede faltar vocación para el oficio», concluye.

El vicedecano de Alumnado y Proyección Pública de esta facultad, Iván López, explica el recurso con el que tratan de fomentar el ingreso de jóvenes masculinos en Educación Infantil. «Mediante el proyecto ‘Destino UMA’, que es un programa de orientación preuniversitaria, realizamos visitas guiadas a los centros, damos charlas en pueblos de toda la provincia para hablar sobre las distintas titulaciones y sus salidas, y además organizamos jornadas de puertas abiertas que convocan en el Pabellón de Deportes».

López admite que aún queda mucho camino por recorrer para vencer las premisas que dan por hecho que ésta ‘es una carrera de chicas’: «En las charlas que ofrecemos a futuros estudiantes insistimos, sobre todo, en que Educación Infantil no tiene por qué ser un reducto para las mujeres». De hecho, agrega que no existen competencias relacionadas con este grado que confirme que las mujeres estén más preparadas que los hombres, ni todo lo contrario, porque «todos parten de la misma base». «Me parece que muchos chicos están perdiendo la oportunidad de dedicarse a lo que le gustaría por los prejuicios sociales, que persisten, aunque sea de forma inconsciente», sentenció el vicedecano del centro.

Fuente

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*