lunes , 23 octubre 2017

La técnica del ‘disco rayado’ para potenciar nuestra asertividad

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

image

Hoy hemos visto en clase varias técnicas que podemos emplear para poder ser más asertiv@s. Una de las más importantes y que pasa inadvertida por mucha gente es la del disco rayado. Vamos a hablar un poco sobre ésta (sin quitar prestigio a las demás, como el banco de niebla, etc.).

La técnica del disco rayado consiste en ser persistentes repitiendo una y otra vez lo que queremos sin necesidad de enfadarnos con nuestro interlocutor, simplemente insistiendo al defender nuestra opinión y nuestros derechos. No tenemos por qué justificar o explicar nuestros deseos, simplemente debemos limitarnos a repetirlos una y otra vez, siendo persistentes en lo que queremos decir y evitando cualquier intento de nuestro interlocutor por desviar el tema y por tratar de manipularnos.

Vamos a ver un ejemplo de una posible situación para comprenderlo mejor:

– Buenos días, estoy de visita esta mañana en su barrio y ha sido usted seleccionado para beneficiarse de la increíble oferta que nuestra compañía de seguros le brinda a usted de forma exclusiva.

– Entiendo, pero no me interesa.

– Déjeme que le explique durante unos breves minutos en qué consiste y verá como no se arrepiente.

– Muchas gracias, pero ya le he dicho que no me interesa.

– Tan sólo le estoy pidiendo unos pocos minutos y le garantizo que le voy a mostrar una oportunidad que no va a dejar escapar.

– Agradezco su interés, pero ya le he dicho que no me interesa.

– Usted no es consciente de la enorme oportunidad que está usted dejando escapar.

– Puede que así sea, pero realmente no me interesa.

– ¿Pero usted no se da cuenta de que si no aprovecha esta oportunidad alguno de sus vecinos lo hará por usted y entonces será demasiado tarde?

– Pueda que tenga usted razón, pero de cualquier modo, no me interesa.

– Usted va a perder la oportunidad de su vida al dejar escapar esta maravillosa oferta y le aseguro que si usted no me permite pasar para que brevemente le explique el producto que venimos a ofrecerle, le garantizo que tarde o temprano se arrepentirá por haber dejado pasar esta maravillosa oportunidad.

– Sí, puede ser que me arrepienta, pero de todos modos no me interesa.

– Pues bien, usted se lo pierde. Adiós.

– Adiós. Buenos días.

Texto original de Clemente Franco Justo.

Comparte esta entradaShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*